Comprendiendo los dones espirituales con ecuanimidad

Comprendiendo los dones espirituales con ecuanimidad

by Edgardo R. Muñoz

Perdido en el medio del continente yacía un pueblo al que habitaban sólo diez personas. Dicha gente vivía a orillas de un caudaloso río y disfrutaba de un bienestar limitado. La tierra que sembraban no ofrecía las bondades que en otro margen se apreciaban.

Hasta que un joven rompió la monotonía. Se encargó de motivar a sus paisanos acerca de las conveniencias de explotar las tierras de enfrente. Claro, la única manera de alcanzar fácilmente ese terreno era construyendo un puente que uniese las dos orillas. El autor de la ocurrencia no perdió el tiempo y con la ayuda de sus vecinos construyó un puente capaz de burlar las corrientes indómitas.

(Read the rest on Conozca.org)